Teletrabajo vs trabajo remoto: ¿existe alguna diferencia?

Teletrabajo vs trabajo remoto: ¿existe alguna diferencia?

Para mediados de los 90, existía un paradigma de productividad que promulgaba que la oficina era el único lugar donde el ser humano podía ser realmente eficiente y que, en casa, nuestras capacidades se verían afectadas debido a distractores y factores externos. Sin embargo, el sueño de muchas personas siempre ha sido trabajar en un espacio propio, que permita el desarrollo de sus actividades sin necesidad de ser trasladados hacia una oficina.

 

Con el avance tecnológico este paradigma ha sido puesto a prueba, cada vez son más las empresas que se adaptan a los nuevos tiempos y ofrecen modalidades de teletrabajo o trabajo remoto. Sí, aunque ambas modalidades suelen parecerse en cuanto a metodología y herramientas, se diferencian de forma contractual y netamente legal; el teletrabajo se produce tras un acuerdo entre el empleador y el trabajador, se da principalmente ante una eventualidad; a diferencia del trabajo remoto donde la empresa decide de manera unilateral la modificación del lugar de prestación de servicios del colaborador desde el principio de su contratación.

 

Estos trabajos significan “trabajo a distancia”, es el hecho de trabajar en un lugar diferente de la oficina. Lo que para algunos pudiera verse como un sueño, hoy es toda una realidad global. Los smartphone, la internet, los sistemas de videoconferencia y aquellos softwares que tienen acceso a bases de datos, transferencia de datos, reuniones virtuales y mucho más que hacen de esta metodología una de las más fáciles y rentables de usar.

 

Nosotros creemos que el trabajo remoto es igual o más productivo que en oficina. En esencia, la persona que no es productiva en la oficina lo van a ser en casa también y víceversa, lo mismo aplica para la persona productiva.

 

La libertad de trabajar desde cualquier ubicación geográfica es uno de los argumentos más mencionados por los defensores de estas metodologías. La persona no sólo puede desempeñarse laboralmente desde su casa, sino que también puede hacerlo desde un café, un hotel, un restaurante o incluso desde cualquier espacio público con conexión a internet. Hoy conocemos casos de muchos trabajadores remotos o frelances que trabajan en una empresa situada en el otro extremo del mundo con la misma eficiencia que si se encontrara en sus oficinas.

 

Existen muchas tareas que no son necesariamente por qué ser ejecutadas en una oficina ni requieren la presencia del trabajador en el puesto del trabajo, por lo que se pueden realizar en un lugar distinto de la oficina. También la incorporación de nuevas formas de comunicación permite facilitar las tareas y ejecutar el trabajo satisfactoriamente.

 

Sin embargo, lo primero que hay que tener en cuenta es que el teletrabajo debe ser voluntario y responsable, cuando se trabaja a distancia hay que aprender a compartir objetivos, pasiones y ser proactivos, para no sólo ser personas que cumplen las tareas que se le mandan, sino que enseñarle al empleador tu disposición.

 

Es muy muy importante mantener la confianza de la empresa con los trabajadores y viceversa. Y para eso están los resultados, hay que establecer tareas y objetivos realistas para poder conseguirlos. De esta manera la empresa confía en esta forma de trabajo, hay que demostrar confiabilidad, para que la empresa no se plantee otras opciones.

 

En este post queremos enseñarte y dejar a tu consideración 10 Consejos para ser exitoso en ambas modalidades de trabajo:

1. Programa tu mente de forma correcta y positiva hacia esta nueva forma de trabajar, elimina aquellas programaciones negativas que no permiten enfocarte y que te distraen del objetivo.

2. Considéralo un trabajo tan serio como el presencial. Ya que lo más importante es que tú mismo te lo tomes en serio. 

3. Planifica y ten metas diarias específicas, no trates de abarcar todo y terminar haciendo nada.

4. Crear una rutina diaria y horarios que permitan establecer cuándo parar. Debemos mantener el mismo horario para despertarnos, especialmente si llevamos mucho tiempo haciéndolo así. Ese tiempo extra que no vas a dedicar a los desplazamientos lo puedes usar para planificar el día y los objetivos semanales.

5. Crear el espacio adecuado en el que se encuentre todo lo que necesitas. Crea un espacio destinado a trabajar y a concentrarte, debes asegurarte de tener internet estable, webcam en un espacio iluminado y micrófono.

6. Haz ejercicio. Esta recomendación se basa en la química cerebral que produce hacer ejercicio. Además, si trabajamos desde casa y a salimos poco a la calle, estamos expuestos a problemas de salud. Así pues, antes o después de trabajar, márcate como objetivo hacer ejercicio.

7. Eliminar distracciones durante el horario laboral. Entre ellas las más comunes que son las redes sociales y los grupos de WhatsApp.

8. Usa herramientas tecnológicas que mejoren tu eficiencia como: trello, google drive, slack, cronometro online, aplicaciones de videoconferencia, google calendar.

9. Comunícales a tu familia que estás teletrabajando o trabajando de forma remota. Dejar claro a la familia que se está trabajando para evitar que el peso de las actividades del hogar recaiga sobre el teletrabajador. Explícales que vas a trabajar de X a Y hora.

10. Realizar pausas activas como si estuvieras en la oficina. Esto lo puedes hacer cronométrizando el tiempo que empleas en tareas o utiliza el método pomodoro: cronometrar el tiempo en periodos de actividad de 25 minutos con entre 3 y 5 minutos de descanso entre uno y otro tiempo.  Y pausas más largas cada cuatro bloques de actividad.  

 

¿Te interesaría saber más sobre estos consejos? Haz clic aquí y mira nuestro video de Youtube sobre cómo ser más productivos trabajando desde casa.

March 30, 2020